Meteoritos y hecatombes

La posibilidad de que un objeto de gran tamaño impacte contra la Tierra causando una catástrofe de proporciones bíblicas es una pesadilla recurrente muy presente en el subconsciente colectivo de la Humanidad. Así, por ejemplo, existen muchas películas sobre el tema con calidades diversas: Cuando los mundos chocan (1951)[1], Un resplandor en el cielo (1978)[2], Meteoro (1979)[3], Asteroid (1997)[4], Deep Impact (1998)[5], Armageddon (1998)[6], 3 días (2008)[7], 2012: Supernova (2009)[8], Lluvia de fuego (2010)[9], Melancolía (2011)[10], Buscando un amigo para el fin del mundo (2012)[11]. La tendencia es a hacerlas más o menos realistas; con el asesoramiento y los recursos adecuados se pueden hacer casi verosímiles (aunque, bueno… hay de todo).

Cartelera de Armageddon. Por cierto, ¡gracias Bruce Willis!

Que suceda un evento de este tipo es muy poco probable. De hecho, no ha sucedido desde el Cretácico, hace 65 millones de años. Recientemente a los conspiranoicos de las Redes Sociales les ha dado una fiebre tremenda ante el rumor de que la NASA conocía y ocultaba la posibilidad de que durante este mes de Septiembre sucediera un impacto de estas características, y ha sido tal la alarma generada que la NASA ha tenido que desmentirlo[12].

Imagen del cartel de Deep Impact

La hipótesis de que los grandes reptiles se extinguieron debido al impacto contra la Tierra de un meteorito de unos 10 km de diámetro, está generalmente aceptada[13] [14], aunque no completamente fuera de discusión[15]. Esta teoría la propusieron el físico americano de origen español y Premio Nobel en 1968 Luis W. Álvarez y su hijo Walter Álvarez, geólogo, en 1981. Las observaciones que los llevaron a proponerla fueron bastante curiosas: los perfiles geológicos de suelos de todo el mundo muestran una capa de arcilla rica en iridio, un metal de transición rarísimo en la corteza terrestre. En la capa correspondiente al Cretácico-Terciario se observó una cantidad de iridio cientos de veces mayor de lo normal. Sus estudios muestran que en aquél momento de la Prehistoria, coincidiendo con la desaparición de todos los grandes reptiles y otras muchas especies animales, la atmósfera entera se debió oscurecer durante meses con una ceniza de composición muy diferente a los minerales de la Tierra. El origen del asteroide permanece desconocido[16].

¿Cómo pudo suceder una hecatombe de esta índole? No era la primera vez que sucedía un evento similar[17]. Un asteroide de tamaño relativamente grande, mucho mayor que los que dan lugar a las estrellas fugaces y de los que hemos hablado antes en esta página[18], debió impactar contra la superficie terrestre. Conforme entrase en la atmósfera, los materiales superficiales arderían, ya que la fricción con la atmósfera y la presencia de oxígeno hacen que cualquier objeto arda al caer a nuestro planeta. A continuación sucedería un impacto que pudo darse en la tierra emergida o en el mar. Si el objeto cae al mar, puede provocar una ola gigante que potencialmente podría barrer toda la superficie de los continentes; a continuación, los fragmentos de roca desprendidos rebotarían en todas las direcciones, provocando una lluvia mundial de rocas incandescentes que acabarían con cualquier resto viviente que hubiese sobrevivido al tsunami inicial. Si el objeto no cae al mar, sino en el continente, tal vez se evitase el tsunami inicial, o tal vez ni siquiera se evitase, ya que el impacto bien podría causar un efecto similar, según la distancia del punto de colisión a las costas; pero lo que es seguro en cualquier caso es la lluvia de roca y fuego que vendría a continuación. Quién sabe lo que pudo durar una lluvia de fuego… Pero el daño no se quedaría ahí, sino que durante meses el cielo quedaría oscurecido por el humo y la ceniza en suspensión, evitando además que las plantas y algas supervivientes realizasen la fotosíntesis, causando una gran depleción de oxígeno atmosférico, y acumulación de CO2, entre otras muchas sustancias tóxicas. La disponibilidad de alimento para los animales supervivientes quedaría también mermada. Por otro lado, la extinción de los grandes depredadores permitió la proliferación de otras especies que necesitaban menos recursos para sobrevivir… y de ahí vino el posterior estallido demográfico de los mamíferos.

La “hipótesis de Álvarez” tuvo y sigue teniendo algunos detractores[19], entre otras causas, porque en el momento de su postulación no se conocía ningún cráter de dimensiones acordes con la magnitud de la catástrofe (se estimaba que el cráter debería haber presentado un diámetro de al menos unos 150 km). Pero en 1990 se encontraron en Haití indicios de un tsunami que había arrastrado grandes cantidades de iridio. Entonces, revisando estudios geológicos antiguos en la bibliografía se encontró un informe que databa de 1960 relativo a un cráter de 180 km de radio en la costa de la Península de Yucatán, en México, conocido como el “cráter de Chicxulub”[20], compatible con la hipótesis de Álvarez.

Luis Álvarez (1911-1988)

Pues bien, a pesar de que es poco frecuente que suceda, cada año cruzan la órbita terrestre una gran cantidad de objetos potencialmente peligrosos: cometas, asteroides… que podrían desencadenar una catástrofe similar[21], se ha sugerido que cada 50,000 años[22]. ¿Qué significa poco probable? Que puede transcurrir mucho, muchísimo tiempo, entre dos veces que suceda. Han pasado 65 millones de años; ¿cuánto más sería razonable pensar que debe transcurrir? ¿Qué garantías tenemos que de no va a volver a pasar?

Yo pienso que es una certeza matemática que va a volver a pasar, y no soy el único en pensar así: prestigiosos científicos como el físico de partículas británico Brian Cox de la Real Sociedad de Londres y de la Universidad de Manchester[23] o Ben Weiss del MIT (Instituto Tecnológico de Massachussets) se han pronunciado en este sentido[24]. Sólo es cuestión de tiempo. La pregunta es: ¿será éste el fin del mundo? Realmente no lo creo: hay otras muchas posibles causas de extinción acechando a la Humanidad, y lo peor es que el origen de todas estas amenazas alternativas es la propia mano del hombre.

 

Referencias:

[1] http://www.filmaffinity.com/es/film389879.html

[2] http://www.imdb.com/title/tt0077553/

[3] http://www.filmaffinity.com/es/film242105.html

[4] http://www.filmaffinity.com/es/film154268.html

[5] http://www.filmaffinity.com/es/film203964.html

[6] http://www.filmaffinity.com/es/film714830.html

[7] http://www.filmaffinity.com/es/film206098.html

[8] http://www.filmaffinity.com/es/film451322.html

[9] http://www.filmaffinity.com/es/film390458.html

[10] http://www.filmaffinity.com/es/reviews/1/131917.html

[11] http://www.filmaffinity.com/es/film728409.html

[12] http://www.jpl.nasa.gov/news/news.php?feature=4692

[13] Poveda Ricalde, A. y Espejo Méndez, F. (2007) El Cráter de Chicxulub y la extinción de los dinosaurios. Mérida: Gobierno del Estado de Yucatán. 200 págs. (ISBN 968-5011-78-8)

[14] Schulte P. et al. (2010) The Chicxulub Asteroid Impact and Mass Extinction at the Cretaceous-Paleogene Boundary. Science 327 (5970): 1214-1218

[15] https://es.wikipedia.org/wiki/Extinci%C3%B3n_masiva_del_Cret%C3%A1cico-Terciario

[16] http://www.jpl.nasa.gov/wise/newsfeatures.cfm?release=2011-296

[17] http://es.gizmodo.com/reconstruyen-uno-de-los-mayores-impactos-de-asteroide-e-1562205986

[18] https://qui-mi.com/2015/08/21/los-fenomenos-astronomicos-del-verano/

[19] http://astroseti.org/?/archivo/el-asteroide-de-yucatan-no-extermino-a-los-dinosaurios

[20] https://es.wikipedia.org/wiki/Cr%C3%A1ter_de_Chicxulub

[21] https://es.wikipedia.org/wiki/Asteroide_potencialmente_peligroso

[22] http://www.nature.com/nature/journal/v308/n5961/pdf/308715a0.pdf

[23] http://www.teinteresa.es/ciencia/fisico-Brian-Cox-asteroide-humanidad_0_1205279464.html

[24] http://www.nationalgeographic.es/noticias/ciencia/espacio/110627-asteroid-earth-close-pass-weiss-moon-space-science

Anuncios
Publicado en Artículos, Sin categoría | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

La Fotografía 51

En la historia de la ciencia la mujer ha estado discriminada descaradamente durante mucho tiempo. Esta historia de luces y sombras es un ejemplo de cómo se le negó la gloria a una mujer cuyo trabajo fue fundamental en uno de los descubrimientos científicos más trascendentales del siglo XX.

Watson-Crick-DNA-model

Watson y Crick, con un modelo de la molécula de DNA.

El biólogo americano James Watson y el físico inglés Francis Crick han pasado a la Historia por ser los descubridores en los años 50 de la estructura del DNA[1]. Este descubrimiento les hizo merecer en 1962 el Premio Nobel de Medicina y Fisiología, junto al físico neozelandés Maurice Wilkins[2]. Pero las pruebas que les permitieron dilucidar la estructura y la función del DNA las obtuvieron otros muchos autores:

  • la composición química de los ácidos nucleicos y los nucleótidos la dedujo en 1926 el bioquímico ruso-americano Phoebus Levene[3];
  • la función biológica del DNA (la transmisión de la información hereditaria) la apuntaron en 1928 los experimentos del genetista inglés Frederick Griffith, que llamó al DNA “el principio transformante del Pneumococo[4]; lo confirmaron Oswald Avery, Colin MacLeod y Maclyn McCarty en 1944[5];
  • en 1937, el también físico inglés William Astbury observó que el DNA daba lugar a difracción de los rayos X, y dedujo así que su estructura debía seguir un patrón regular[6];
  • la complementariedad entre las bases del DNA la apuntaban unos análisis cuantitativos de las abundancias relativas de las distintas bases nitrogenadas, que los obtuvo el químico austríaco Erwin Chargaff en 1940[7];

Toda esta colección de datos sugiere un esbozo preliminar de la estructura del DNA como una cadenas de nucleótidos con secuencias complementarias.

Pero el modelo no estuvo completo hasta 1953, cuando Wilkins imprudentemente les facilitó la prueba definitiva y fundamental de que la estructura era una doble cadena helicoidal[8]. Esta prueba, conocida hoy como la “fotografía 51”[9], es la que aparece en la imagen siguiente, y consiste en el patrón de difracción de rayos X que confirma la estructura.

Fotografía 51

La fotografía 51: el diagrama de difracción del DNA.

Y he aquí el dato escandaloso y polémico: la fotografía 51 la había obtenido Raymond Gosling, doctorando bajo la dirección de Rosalind Franklin, y ni su compañero Wilkins le pidió permiso para compartir la foto y su interpretación, ni los tres autores la incluyeron como coautora en los trabajos que publicaron y que condujeron a que les dieran el Nobel. Sólo de pasada hacen la concesión de que el modelo fue “estimulado por el conocimiento la naturaleza general de algunos datos no publicados [de Wilkins y Franklin]” [10].

Raymond Gosling, autor de la fotografía 51

La cristalografía de rayos X es una técnica experimental de análisis estructural bastante compleja y tediosa; no es fácil dar con las condiciones en las que una muestra da lugar a un patrón de difracción claro y de resolución suficiente para obtener los datos estructurales de interés. Y esto es especialmente cierto cuando se trabaja con materiales biológicos, como proteínas y ácidos nucleicos[11]. Gosling había trabajado con Wilkins antes que con Franklin, y habían obtenido algunos resultados de difracción preliminares, pero sin la resolución adecuada para extraer conclusiones. Cuando Gosling pasó a trabajar como técnico y estudiante de Franklin, fue cuando se obtuvieron datos de alta resolución [12].

Rosalind Franklin

Franklin, contra de la voluntad de su padre, había estudiado Física en Cambridge, graduándose a los 21 años; se doctoró en Química Física con una brillante Tesis sobre la estructura del grafito, a los 25; luego siguió trabajando en difracción de rayos X en París, y volvió a Inglaterra en 1951[13]. Fue dos años más tarde cuando obtuvo la prueba definitiva que Watson y Crick necesitaban para redondear el modelo de la estructura del DNA, pero en aquel momento el reconocimiento le fue arrebatado por sus compañeros varones de manera miserable. Ella siguió trabajando en difracción de rayos X, realizando otros descubrimientos de interés sobre la estructura de varios virus[14].

A pesar de su brillante carrera, los galardonados con el Nobel, además de usar sus datos y excluirla como coautora, la despreciaron abiertamente, especialmente Watson, famoso por su mordacidad, que se refiere a ella en sus memorias La Doble Hélice (1968) en estos términos:

Algunas de las perlas de Watson sobre Franklin

“Deliberadamente evitaba destacar sus atributos femeninos[…] Jamás se puso carmín para contrastar un poco ese pelo negro lacio, mientras que a la edad de 31 seguía teniendo la pinta de una adolescente sabelotodo inglesa. Así que era bastante fácil imaginarla como el fruto de una madre insatisfecha que la animó indebidamente a emprender carreras profesionales que podrían salvar a una niña brillante de un matrimonio con un hombre aburrido[…] Estaba claro: Rosy tenía que largarse, o habría que ponerla en su sitio. Obviamente mejor lo primero porque, dado su carácter beligerante, iba a ser muy difícil para Maurice [Wilkins] mantener una posición dominante que le permitiera centrarse en el ADN sin obstáculos[…] Era inevitable pensarlo: el mejor sitio para una feminista no era este laboratorio, que se fuera al de otro.”[15]

Después de haber recibido duras críticas por ningunear a Franklin, los premiados admitieron que los datos estructurales habían sido registrados por ella, que habían sido la pieza clave para confirmar sus teorías, y expresaron su respeto por su trabajo y sus capacidades. Pero este reconocimiento sólo le fue concedido a título póstumo: había fallecido en 1958, a la temprana edad de 37 años, como consecuencia del cáncer de ovario[16] que le provocaron las largas horas de exposición a los rayos X durante sus trabajos. Nunca supo que la Historia, como dijo Watson en sus memorias, la pondría en su sitio.

Referencias:

[1] http://www.nature.com/nature/dna50/watsoncrick.pdf

[2] http://nobelprize.org/nobel_prizes/medicine/laureates/1962/

[3] http://www.jbc.org/cgi/reprint/40/2/415

[4] Lorenz MG, Wackernagel W (1994). «Bacterial gene transfer by natural genetic transformation in the environment». Microbiol. Rev. 58 (3): 563–602.

[5] Avery O, MacLeod C, McCarty M (1944). «Studies on the chemical nature of the substance inducing transformation of pneumococcal types. Inductions of transformation by a desoxyribonucleic acid fraction isolated from pneumococcus type III». J Exp Med 79 (2): 137–158.

[6] Astbury W, (1947). «Nucleic acid». Symp. SOC. Exp. Bbl 1 (66).

[7] Chargaff E, Lipshitz R, Green C (1952). “Composition of the deoxypentose nucleic acids of four genera of sea-urchin”. J Biol Chem 195 (1): 155–160.

[8] Hubbard, Ruth (2013). “Science, Power, Gender: How DNA Became the Book of Life”. Women, Science, and Technology (3rd ed.). Hoboken: Taylor and Francis. p. 269.

[9] https://en.wikipedia.org/wiki/Photo_51

[10] http://www.nature.com/news/due-credit-1.12806

[11]Attar, Naomi (2013) “Raymond Gosling: the man who crystallized genes”. Genome Biology 2013, 14:402. doi:10.1186/gb-2013-14-4-402

[12]https://es.wikipedia.org/wiki/Cristalograf%C3%ADa_de_rayos_X

[13] http://profiles.nlm.nih.gov/ps/retrieve/Narrative/KR/p-nid/183

[14] https://es.wikipedia.org/wiki/Virus_del_mosaico_del_tabaco

[15] http://kk-isms.blogspot.com.es/2010_05_01_archive.html

[16] http://www.ecured.cu/index.php/Rosalind_Franklin

Publicado en Artículos | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 2 comentarios

Los fenómenos astronómicos del verano

No es que en invierno no sucedan fenómenos astronómicos interesantes, pero ni disponemos de mucho tiempo libre, ni frecuentemente de una meteorología adecuada, ni oportunidad de observar detenidamente el cielo nocturno, ni seguramente de ganas después de una agotadora jornada laboral o de clases. Vale, todas son buenas excusas. Pero en verano ninguna vale: cada atardecer en la playa ofrece un espectáculo, y cada noche un paisaje celeste alucinante. A veces, incluso bastante animado.

Una de las ocasiones especiales que valía la pena aprovechar este verano la ofrecían los atardeceres de la última semana del mes de Junio, cuando tuvieron lugar dos conjunciones interesantes casi simultáneas: la Luna con Saturno[1] y Júpiter con Venus[2]. Una conjunción consiste en la aparente coincidencia o proximidad de dos astros en la bóveda celeste; obviamente no es que coincidan en el espacio, sino que quedan alineados con la Tierra, de manera que observando desde aquí parecen cruzarse. Desafortunadamente no disponía de mi cámara para hacer las fotos en condiciones en aquel momento. Hice estas fotos ese fin de semana con el móvil, con una calidad bastante pobre:

26/06/2015, 22:24 27/06/2015, 22:43

Pero recurriendo al software simulador del cielo nocturno Stellarium, os traigo una captura de pantalla que muestra cómo el día 28/06/2015, a las 22:30 aproximadamente, hora española, eran visibles las dos conjunciones a la vez, una al Sur y otra al Oeste.

Captura

Esta semana pasada hemos podido observar otro suceso más frecuente pero bastante más espectacular: una lluvia de estrellas fugaces, las Perseidas[3], también conocidas como Lágrimas de San Lorenzo. Este fenómeno astronómico consiste en que cuando pequeñas partículas sólidas suspendidas en el espacio penetran en la atmósfera terrestre, al contacto con nuestra atmósfera rica en oxígeno, arden y se desintegran completamente, produciendo un brillo fugaz que apenas dura un segundo, pero tan intenso que es visible desde la superficie terrestre durante la noche[4]. Durante el día, el brillo del cielo y del Sol hacen que no sean visibles. El nombre técnico de este fenómeno es lluvia de meteoros. Los meteoros o estrellas fugaces son estas pequeñas partículas de 1-10 mm que normalmente se desintegran a unos 100 km de altura. Si las partículas fuesen de mayor tamaño y no se desintegrasen completamente al entrar a la atmósfera, podrían alcanzar la superficie terrestre en estado sólido, y entonces se llaman meteoritos[5].

¿Cuál es la naturaleza y el origen de estas pequeñas partículas? Se trata de pequeños fragmentos de hielo y polvo que deja a su paso un cometa. En el caso de las Perseidas el cometa madre se llama 109P/Swift-Tuttle, un pedazo de hielo de 26 km de diámetro que orbita alrededor del Sol con un periodo de 135 años[6]. Pero a lo largo del año suceden otras lluvias de meteoros similares[7], con origen en otros cometas.

¿Qué son los cometas? Los cometas son fragmentos de hielo y rocas que orbitan alrededor del Sol[8]. Son, en definitiva, otros vecinos más de nuestro Sistema Solar, además de los planetas y satélites que conocemos. Suelen representarse como una esferita brillante con una cola, pero en verdad tienen formas irregulares, y durante la mayor parte de su trayectoria ni brillan ni tienen cola. Sólo son observables cuando están relativamente cerca del Sol, ya que no tienen la capacidad de emitir una luz propia. En lugar de esto, cuando están cerca del Sol, la radiación solar provoca el intenso brillo típico de los cometas, y su característica cola.

Aunque tenemos asociado el concepto de hielo a la forma sólida del agua por debajo de 0ºC, cuando hablamos aquí de hielo nos referimos a cualquier sustancia ligera congelada: puede ser agua, amoniaco, dióxido de carbono, metano… acompañado de impurezas de otros minerales

¿Cómo un trozo de hielo puede emitir el brillo y la cola? Como la luz y el viento solar se emiten radialmente desde nuestra estrella en todas las direcciones del espacio, son mucho más intensos cuanto más cerca del Sol; la intensidad de la luz y del viento solar es inversamente proporcionales al cuadrado de la distancia al Sol (aproximadamente, ya que el viento solar es variable, no tiene un flujo regular[9]). Por tanto, al acercarse el cometa al Sol a menos de 10 UA (1 UA = 1 Unidad Astronómica, es una unidad de longitud usada para grandes distancias en el espacio, equivalente a la distancia entre la Tierra y el Sol, unos 150.000 millones de km[10]), la luz solar provoca un fuerte calentamiento de su superficie helada, sublimando parcialmente la materia de la que está compuesto, y formando una especie de atmósfera de gas y polvo llamada coma[11]; esta fracción material que se desprende en forma de gas, al contacto con el viento solar, sufre un cierto arrastre físico y algunas reacciones químicas bajo el flujo de las partículas subatómicas cargadas, dando lugar a una intensa liberación de energía en forma de luz. También la energía cinética que pierden las partículas del viento solar al chocar contra las moléculas gaseosas que libera el cometa, aunque no den lugar a reacciones químicas, puede emitirse como luz.

Formación de la coma y la cola. Imagen tomada de spaceplace.nasa.gov

Un aspecto interesante sobre la cola de los cometas es que no la deja atrás el cometa en su movimiento, a lo largo de su trayectoria, sino que siempre está orientada hacia el exterior del Sistema Solar, porque la produce y la arrastra el viento solar, que tiene dirección radial y sentido hacia fuera del Sol.

Colas del cometa. Imagen tomada de xatakaciencia.com.

Frecuentemente se observa una cola doble en los cometas: una la forma un chorro de partículas gaseosas que se desprende de la coma, y la otra un chorro similar de partículas sólidas (polvo), que al presentar estado sólido y tener más masa que las moléculas de gas, se desprenden del cometa con menor velocidad, dando lugar a una cola secundaria con mayor inercia aparente hacia atrás de la trayectoria, en dirección oblicua al viento solar. Así, mientras que la cola gaseosa tiene exactamente la dirección del viento solar, la cola secundaria forma una estela un poco más rezagada hacia atrás.[12]

¡Qué interesante, es todo esto! ¡Qué ganas de ver un cometa! ¿Cuándo podremos ver pasar de nuevo el cometa 109P/Swift-Tuttle? Se descubrió por primera vez en el siglo XIX, concretamente a principios de la década de 1860; la última vez que volvió a ser observable fue en 1992, por eso sabemos que su periodo orbital es de unos 135 años, así que volverá más o menos por  2127. No, no lo veréis ninguno de los que leéis esta reseña, lo siento mucho. Por si os sirve de consuelo, tampoco lo verá el que la escribe. Tal vez otros cometas…

De todos modos, éste está catalogado como el más peligroso de todos los objetos conocidos que cruzan la órbita terrestre.[13] Este peligro consiste en que cruza la órbita terrestre a unos 60 km/s, de modo que podría impactar contra la Tierra provocando una hecatombe similar a la que acabó con los dinosaurios… sólo que peor todavía, al tener un tamaño estimado de entre doble y triple en radio, probablemente unas 15 veces mayor en masa, y podría desarrollar una potencia de impacto casi 30 veces superior al que el que acabó con la vida de los grandes reptiles. [14]

Sí, definitivamente, mejor que sea otro cometa diferente…[15]

 ¿Y por qué se observan de manera periódica, siempre en la misma época del año? Cuando el cometa se acerca al sol, deja un rastro de partículas que, en presencia del campo gravitatorio solar, también entran en órbita alrededor de la estrella, formando una nube de partículas y polvo llamada enjambre de meteoros. Este conjunto de partículas desprendidas del cometa sigue describiendo una órbita similar a la del cometa progenitor. Cuando la Tierra en su movimiento de traslación cruza algún enjambre de meteoros, se observan las lluvias de meteoros anuales, como las Perseidas (observables cada año durante el mes de agosto) o las Leónidas (visibles en noviembre). [16]

Perseidas, con su radial en Perseo. Imagen de ciencia.nasa.gov

 ¿Por qué las Perseidas parecen proceder de la constelación de Perseo? Cuando la Tierra cruza el enjambre de meteoros que deja a su paso el cometa P109/Swift-Tuttle, la nube de partículas del cometa queda en una orientación relativa a la Tierra que coincide con la dirección en que se encuentra la constelación de Perseo, próxima y al Norte de la más fácilmente reconocible Casiopea. Esta es la razón por la que parecen radiar de esta dirección; por eso, al origen aparente en la esfera celeste del que virtualmente proceden los meteoros se le denomina radial de la lluvia de meteoros. Como parecen radiar de Perseo, se les llamó Perseidas.

Referencias:

[1] https://agrupacionastronomicamagallanes.wordpress.com/2015/06/27/conjuncion-luna-y-saturno-el-29062015/

[2] http://www.elperiodico.com/es/noticias/ciencia/venus-jupiter-pareja-planetas-4313472

[3] http://www.fomento.es/MFOM/LANG_CASTELLANO/DIRECCIONES_GENERALES/INSTITUTO_GEOGRAFICO/Astronomia/publico/Perseidas.htm

[4] http://www.astrocantabria.org/?q=estrellas-fugaces

[5] https://es.wikipedia.org/wiki/Lluvia_de_meteoros

[6] https://es.wikipedia.org/wiki/Perseidas

[7] http://lluviadeestrellas.org/calendario-de-lluvia-de-estrellas-2015/

[8] https://es.wikipedia.org/wiki/Cometa

[9] http://enciclopedia.us.es/index.php/Viento_solar

[10] http://www.iau.org/static/resolutions/IAU2012_English.pdf

[11] https://es.wikipedia.org/wiki/Cometa

[12] http://www.xatakaciencia.com/astronomia/las-dos-colas-de-un-cometa

[13] http://www.newscientist.com/article.ns?id=dn7449

[14] Verschuur, Gerrit L. (1997). Impact!: the threat of comets and asteroids. Oxford University Press. pp. 256 (ver pp. 116). ISBN 978-0-19-511919-0.

[15] https://es.wikipedia.org/wiki/Anexo:Cometas_peri%C3%B3dicos

[16] https://es.wikipedia.org/wiki/Lluvia_de_meteoros

Publicado en Artículos, Eventos, Sin categoría | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 1 Comentario

Sigue nuestra página de Facebook!

Ahora también en Facebook, más cerca de ti, para que no te pierdas ni una publicación. Haz clic en la foto y dale un “Me gusta” a nuestra página para recibir en Facebook nuestras actualizaciones y curiosidades:

SIGUE NUESTRO FACEBOOK

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , | Deja un comentario

Equilibrio: tipos de ejercicios para Selectividad

Hoy os traigo una nueva revisión de problemas-tipo para el examen de Química de Selectividad, para los que os la estéis preparando para Septiembre, esta vez del tema de Equilibrio Químico.

Es perfectamente legítimo, y hasta recomendable, preparar el examen de Selectividad estudiando específicamente los tipos de problemas que os van a caer en el examen. Como se indica en el documento adjunto, todos los ejercicios de Equilibrio desde el año 2000 se pueden clasificar en alguno de estos cuatro tipos:

1) Problema de cálculo numérico. Se preguntan las masas, concentraciones o presiones finales al alcanzarse el equilibrio para reactivos y productos, o el grado de disociación α, o el valor de la constante a partir de datos estequiométricos de una reacción dada.

2) Cuestión teórica de aplicación del Principio de LeChâtelier: Se pregunta cómo afecta al equilibrio la modificación de las condiciones de la reacción: concentraciones de reactivos o productos, la presión total, la temperatura o la presencia de catalizadores. Este último caso es una pregunta trampa: los catalizadores no modifican el estado de equilibrio, sólo la velocidad con que se alcanza.

3) Cuestión teórica sobre Cinética Química. El tema de Cinética se da sólo para introducir el concepto de equilibrio químico, por lo que de este tema sólo se pregunta sobre conceptos muy facilones: orden de reacción (a partir de la Ley de Velocidad dada), unidades de la constante cinética k (a partir del orden de reacción) (o viceversa), energía de activación Ea, relación entre las Ea directa e inversa y la ΔH, perfil de energía de la reacción.

4) Cuestión teórica sobre la expresión de K para reacciones heterogéneas, o relación entre Kc y Kp para reacciones en fase gas. No suele haber un ejercicio completo sobre estos aspectos, sino un apartado entre varios de otros tipos en una cuestión teórica o un problema numérico.

Equilibrio – Estadística Selectividad

Es importante dominar este tema muy bien antes de ver los temas de aplicación: Reacciones de Transferencia de Protones (pH) (caso de equilibrios homogéneos en disolución), y Equilibrios de Precipitación (Solubilidad) (caso equilibrios heterogéneos).

Publicado en Orientaciones Selectividad, Sin categoría | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Termodinámica: tipos de ejercicios para Selectividad

fosforo745803Hola! Como os conté en otra ocasión para el tema de Reacciones de Transferencia de Electrones, hoy os dejo una lista de los tipos de ejercicios que suelen caer en Selectividad del tema de Termodinámica. El documento adjunto recoge una enumeración de los tipos de ejercicios que hay que dominar, con la frecuencia con que suelen aparecer cada uno. El tipo campeón es un ejercicio de cálculo numérico (que puntúa sobre 2 puntos), con un primer apartado en que se pide hallar una variación de entalpía de reacción ΔH (ya sea a partir de entalpías de formación, entalpías de enlace o entalpías de otros procesos), y a continuación un segundo apartado en que se pide un cálculo estequiométrico que implica algún calor de reacción. El 42% de ejercicios de Termodinámica que han caído en exámenes de Química en Selectividad de Andalucía en los últimos años (2012-2014) respondían a este tipo. Pero hay que dominar otros tres tipos de ejercicios para estar seguros de superar este tema.

Termodinámica – Estadística Selectividad

¡Espero que os interese! Saludos

Publicado en Apuntes, Orientaciones Selectividad, Sin categoría | Deja un comentario

Examen de Selectividad de Matemáticas Junio 2015 Andalucía corregido

optimización¡Hola! Hoy os dejo para consultar el examen de Matemáticas de esta última convocatoria de Junio de 2015.

examen Junio-Andalucía Matemáticas Selectividad 2015 Espero que os sea útil. ¡Saludos!

Publicado en Apuntes, Ejercicios resueltos | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario